UNA SOLA PALABRA

Hace casi cuatro años me preguntaron cuál sería la palabra sin la que no podría vivir o qué hacía mi vida completamente diferente… Y, siendo persona de reflexión y maduración, contesté al instante: “PAPÁ”… Pocas veces, incluso después del tiempo, he estado tan seguro de una respuesta y, desde aquel día, me la repito con…